Sweet & Sour: POCHAS CON ALMEJAS.

viernes, 28 de septiembre de 2012

POCHAS CON ALMEJAS.




El fin de semana pasado tuve la suerte de poder disfrutar de unos ya tibios rayos de sol en el jardín, mientras mi hija y yo nos afanábamos por desgranar estas alubias frescas. Un lujo, el sol calentando la piel, la buena compañía y en definitiva las cosas sencillas. Estas pequeñas cosas son las que arreglan un mal día.

Y entre esas pequeñas cosas, por qué no, estas alubias frescas, un regalo de la huerta del final del verano, para un plato de cuchara de siempre.

Es cierto que durante todo el año tenemos los invernaderos, pero ese sabor del tomate, del pimiento, de las vainas, de esas lechugas pomposas con hojas quizás algo mas gruesas, ese sabor cultivado a base de sol y agua, ese tipo de huerta se va acabando. Al menos, en lo que por aquí, en el Norte respecta.

Sin embargo, como os digo, aun nos quedan algunas alegrías, como estas pochas, o alubias blancas frescas, que son pura delicia, pura mantequilla. No en vano, las pochas son consideradas por los gurús de la gastronomía, no solo como un plato de comida tradicional, sino como un producto de excelencia en sus cartas.

La pena, que su temporada dura poco, el tiempo en que las plantas de vainas (judías verdes) dan sus últimos coletazos y los baserritarras las dejan envejecer en la mata hasta obtener este regalo.  




La mejor forma de comer las pochas es "viudas", es decir guisadas solo con verduras, sin nada que las acompañe, para paladear su sabor y detenerse en la explosión de cada grano en la boca. Pero también se las suele acompañar de almejas, o de codornices, además del consabido "chorizo y morcilla".

Hoy gracias a ellas, os traigo una receta de lo mas sana, unas legumbres limpias, con unas almejas. Un plato de cuchareo clásico, de 10 en todos los sentidos. De esos que desgraciadamente faltan en la mesa cada vez mas a menudo. La falta de tiempo, el cansancio....nos llevan cada vez con mas asiduidad, a tirar de la  poco sana, comida rápida o comida preparada.





Pero hoy no hay sitio para la comida rápida. Hoy comemos sano. 

Para este plato, las alubias se cocinan primero con su verdurita y luego se incorporan las almejas que hemos preparado a la marinera. Se mezclan, se les da un pequeño hervorcito para que todos los sabores se liguen bien, y cuchara en mano a disfrutar. Sencillo y sano.




Tan solo tener la precaución de cocinar las alubias a fuego muy lento, con un hervor pausado y suave, para que todas se cocinen por igual, y no se revienten los granos de la alubia, de forma que podamos disfrutar de su mantecosidad en la boca.

Por lo demás un plato tradicional y sencillo pero completo, lleno de fibra, proteina vegetal y sin grasa. En definitiva salud y gula en el plato a partes iguales.
Vamos pues con la receta.

INGREDIENTES:

- 800 gr. de alubias frescas desgranadas.
- 1 tomate maduro.
- 1 pimiento verde limpio y despepitado.
- 1 cebolleta grande partida en 2.
- 2 cucharadas de aceite de oliva.
- 1 pizca de sal.
 - 700 gr. de almejas.
- 1 cucharada de aceite.
- 1 diente de ajo picado muy fino. 
- 1/2 vaso de vino blanco.
- 1 vaso de agua.
- Perejil picado en abundancia.

PREPARACIÓN:

Este plato como os he avanzado, se prepara en 2 tandas, primero las alubias viudas, y a parte las almejas a la marinera. Finalmente se une todo.

Para preparar las pochas viudas, las desgranamos y las limpiamos bien, retirándole todas las impurezas.




En una cazuela amplia, yo uso mi cocotte por la buena conservación que hace del calor, ponemos las alubias frescas, el tomate y el pimiento entero, la cebolleta partida en 2, y cubrimos 2 dedos por encima de agua.

Echamos una pizca de sal y el aceite. Tapamos el recipiente.




Ponemos a fuego muy suave, de forma que desde que las ponemos a fuego, hasta que aparece el primer hervor transcurran al menos 30 minutos. Esto hará que las alubias se cuezan todas por igual y los granos no exploten durante la cocción.

Cuando comience el primer hervor, dejamos en un hervor pausado al menos otros 30 minutos, hasta que veamos que están cocinadas.

Durante este tiempo iremos desespumando y retirando las impurezas. Ya no utilizaremos ninguna cuchara para revolver el guiso. Agarramos el asa de la cazuela, y a menearlo con cuidadín, que las alubias son muy delicadas y se pueden romper.




Cuando las alubias estén tiernas, retiramos las verduras con algo de caldo y alguna que otra alubia. Trituramos e incorporamos el puré a la cazuela, con ayuda de un colador.

Dejamos cocinar suavemente otros 10 minutos para que el caldo ligue y se espese.

Preparamos entonces las almejas.




Ponemos una sartén al fuego con el aceite y los ajos, dejamos que cojan color ligeramente.

Vertemos ahora el vino y el agua, y dejamos un par de minutos que el alcohol se evapore. Añadimos entonces la almejas y cubrimos.

Según se van abriendo las vamos retirando de la sartén para que no se nos acorchen.




Dejamos el caldo reducir unos 5-10 minutos.

Cuando haya reducido vertemos en la olla caliente de las alubias "viudas", y dejamos unos 5 minutos para que se fusionen los sabores. 
 
Vertemos entonces la almejas con mucho cuidado de no romper las alubias. Espolvoreamos con abundante perejil picado.




Servimos caliente acompañado de un buen txakoli. Y a disfrutar de la mantecosidad de estas alubias, con el regusto a mar que regalan las almejas.

Un plato único, para deleitarse con cada cucharada.




Consejos:

- Una vez las alubias estén cocinadas, no conviene moverlas con una cuchara sino moviendo la cazuela.

- Las alubias están mejor de un día para otro, dando tiempo al caldo a que asiente.


VIRGINIA




22 comentarios:

  1. Plato de cuchara delicioso dónde los haya, magnífico. Como tú dices, por falta de tiempo y a veces de ganas, en muchas mesas faltan este tipo de platos y me da mucha pena que algunos niños ni siquiera han aspirado estos aromas...

    ResponderEliminar
  2. Como me gustan estos platos, siempre me recuerdan a la gastronomía del norte de España, es una delicia para todos los sentidos, que buena receta nos has traído. Un besito

    ResponderEliminar
  3. Virginia, excelentes, en mi casa se hacen mucho y gusta a todo el mundo...bss

    ResponderEliminar
  4. Vaya lujazo de los lujazos Virginia.... Una maravilla. Sé por el norte es habitual encontrar vainas de alubias frescas, pochas etc y lo que hacéis muchos es congelarlas. Por aquí eso no existe, y la verdad, me da mucha rabia porque soy de pucheros a muerte!

    Además con esta preparación, super ligera y digestiva, disfrutarías de lo lindo! ¡¡¡seguro!!

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes Carlos, cuando quieras te haces un viajecito al Norte en esta época del año y a disfrutar de este plato de cuchara.

      Buen fin de semana.

      Eliminar
  5. Qué ricas esas pochas mantequillosas de las que hablas... en casa nos gustan mucho "viudas" para poder gustarlas solitas, ricas ricas. Qué bien entran estos guisotes en estos días asquerosos que está haciendo. Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi viudas quizás sea como mas me gustan tambien¡¡¡¡ Bss guapisima

      Eliminar
  6. Jooo, qué deliciaaaa!
    Primero, tiene una pinta espectacular pero además, es sano, rico y lleno de nutrientes.
    ¿Qué más se puede pedir?
    Un plato, quizá.. :-)
    Un beso,
    Aurélie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aurélie, creo que es de los platos mas completos que tengo en el blog, en todos los sentidos, no solo de ser limpio y reunir un montón de propiedades saludables, sino que además es exquisito.

      Bss

      Eliminar
  7. me encantan las legumbres, cocinadas de cualquier manera

    ResponderEliminar
  8. ¡UN PLATO DELICIOSO!, no sabes lo que me gustan y mañana... ¡ainsss, mañana tenemos pochas para comer!. un besote,

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues disfrutalas¡¡¡¡ Y luego nos cuentas. Bss

      Eliminar
  9. Este plato siempre me ha gustado, es una gozada comer estas judías recién cogidas, se ven preciosas!!
    Aquí solemos echar las judía tiernas en los potajes y son como dices pura mantequilla y que gusto da desgranarlas!!
    Preciosa sesión fotográfica!!
    Besotes guapa!!!

    ResponderEliminar
  10. Mira como en Canarias saben ehhh¡¡¡¡ Y no están precisamente en el Norte. Bss

    ResponderEliminar
  11. Es una delicia poder cocinar las pochas, me gustan muchísimo y has preparado un plato de los que me rechiflan. Qué pinta tiene!!! me encanta comer de cuchara y este tipo de platos son una muestra de los que más me atraen.

    Besitos,

    ResponderEliminar
  12. Siempre me ha gustado este plato, sobre todos estos dis de lluvia y más fresco0o. Menuda suerte poder comer estas judías recién cogidas, se ven preciosas y seguro0o delicio0osas!!! Pura mantequilla SEGURO0o!
    Unas fotos delicio0osas
    Beso0os ñiña!

    ResponderEliminar
  13. Un plato excel·lente que entra muy bien, además de estar tan bien ilustrado con unas preciosas fotos.
    Nani

    ResponderEliminar
  14. Estupendo, ideal para estos fríos que llegan. Saludos desde Waterbridge.

    -Andy-

    ResponderEliminar
  15. ¡Hola Virginia! Vaya platito rico el de hoy, eh. Parece mentira que hace dos días nos apeteciera todavía comer helados, y estas lluvias hagan que nos vayan apeteciendo platos de cuchara. Cuando he llegado a ese punto en el que describes estas pochas como "pura mantequilla", me han llevado al verano, a un restaurante cercano a Cudillero, en Asturias, donde comimos unas fabes con almejas riquísimas. De la misma huerta, nos dijo el camarero que eran, y su textura era como la que tú comentas: pura mantequilla, suaves, de las que no notabas ni el pellejo.

    ¡Qué suerte que tengas en tu casa un espacio para disfrutar de estas riquezas! Aunque también se necesita tiempo ...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  16. Aisss, que ricas Virginia!! Es verdad que por aquí tampoco se ven demasiado en los mercados. A mi personalmente las legumbres no me sientan demasiado bien, pero reconozco que las pochas me pierden.

    Besos.

    I.

    ResponderEliminar
  17. Qué buena pinche te has buscado para estas pochas. Ya quisiera yo que mis hijos le hicieran más caso a la cocina...que, por ahora, su interés se limita al de "zampar" todo lo que sale de ella pero no pasa de ahí.

    Los platos tradicionales de cuchara son ciertamente exquisitos. Una lástima que, por pura ignorancia, la gente no se anime a prepararlos y se decante por comida más rápida de preparar pero menos sana. Y digo por pura ignorancia porque este tipo de plato no lleva mucho más tiempo de preparación, al menos por la parte que al cocinero le toca. Requiere tiempo de cocción pero no de preparación.

    Tu receta es de 10. Enhorabuena, das muy buen ejemplo con posts como este. No los cambies por nada, please :)

    Bss

    ResponderEliminar

Gracias por visitar mi cocina y dedicar un tiempo en dejar tu comentario. Todos vuestros comentarios son infinitamente agradecidos, aunque no siempre disponga de tiempo para responderte. Si eres un@chic@ "no reply" será mas dificil comunicarnos.

Si quieres hacer cualquier consulta hazlo por este medio o si prefieres utiliza mi correo electrónico: vir.martin7@gmail.com

Por falta de tiempo este blog no participa en cadenas de premios, ni memes. De todas formas agradezco enormemente que hayas pensado en mi.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...