viernes, 18 de julio de 2014

HAMBURGUESA "HINDÚ" DE POLLO Y ESPINACAS CON SALSA CURRY


¿Quien ha dicho que todas las hamburguesas engordan y son "fast food"? Esta que hoy os traigo tiene 0% materia grasa, ya que está preparada a base de carne de pechuga de pollo con espinacas, y por muy rara que os pueda parecer la mezcla resulta terriblemente sabrosa y sobre todo jugosa. El principal problema que podeis tener es que al moldearla os de complicaciones, porque como os digo, resulta tan jugosa por la aportacion de las espinacas que olvidas que no lleva grasa.

Es por tanto una "hamburguesa para todos los publicos" ya que la pueden disfrutar tanto las personas con problemas de dieta o con colesterol alto. De hecho si tenéis a lam esa algún amigo musulmán o Indio, os resultará una hamburguesa que también podréis serviles a ellos, ya que como sabéis los Hindús no pueden comer carne de vacuno y son muy vegetarianos, y los musulmanes tienen prohibida la carne de cerdo.

Tan solo tendréis que pedir al carnicero que os pique las pechugas en la maquina, si no disponeis en casa de un accesorio picador de carne, y luego picar vosotros las hojas de espinacas frescas, yo en mi caso con la Thx.


La hamburguesa la hemos acompañado además con una salsa de curry que está para empezar y no parar. Esta está preparada con mayonesa de salsa base y pasta de curry, pero si la queréis hacer mas light os propongo sustituir la mayonesa por yogurt o queso light.

Para el bollito hemos utilizado los bollos de pan caseros que vimos con ocasión del bocata de sardinas agridulce, pero en lugar de con tooping de semillas de amapola con un tooping de pipas de calabaza.

Vamos con la receta:


INGREDIENTES:

Para las hamburguesas de pollo:

- 1 kg de pechugas de pollo limpias de grasa.
- 250 gr. de hojas de espinacas frescas trituradas. (Podeis sustituir por espinaca triturada congelada y bien escurrida).
- 1 huevo 
- 1 yema de huevo.
- Sal y pimienta recien molida.

Para la salsa de curry:

- 150 gr. de mayonesa.
- 1 cucharadita rasa de curry en polvo.
- 1 cucharada de pasta de Curry.
- 2 cucharadas de zumo de Limón.
- Un puñado de hojas de ciclantro picadas

Para el montaje:

- 6 Bollos de Pan caseros, o  Panes de Hamburguesa
- 1 Berenjena a la plancha.
- Hojas variadas de lechuga.
- 1 Tomate fresco en rodajas.
- 6 Lonchas de Queso cheddar

PREPARACION:

Comenzamos preparando las hamburguesas de pollo y espinacas:



Picamos las pechugas o pedimos al carnicero que lo haga por nosotros.

En bowl grande mezclamos la carne de pollo y las hojas de espinacas trituradas hasta conseguir una mezcla homogenea.

Sal pimentamos y añadimos el huevo y la yema de huevo que es lo que le dará un poco de consistencia.

Ayudados por un molde de hamburguesas retiramos porciones de masa de unos 150 gr. y las vamos dando forma. Para que no se nos rompan yo las suelo colocar con unos circulos de papel de horno o film hasta que las llevo a la plancha.

Preparamos la salsa de curry:



En un bowl mediano mezclamos bien la mayonesa y la cucharadita de curry. Añadimos la cucharada de pasta de curry y volvemos a mezclar hasta obtener una crema homgenea. Por ultimo añadimos el zumo de limón y el cilantro bien picadito. Reservamos en el frigo hasa el momento de utilizar.

Vamos con el montaje de la hamburguesa:

Calentamos una sartén antiadherente o una plancha con un culín de aceite de oliva. Asamos la hamburguesa por una de sus caras, un par de minutos a fuego algo y luego otros 4 a fuego medio. Damos la vuelta y repetimos la operación. Un minuto a fuego alto para sellar la carne y otros 3 o 4 para terminar de cocinar.

Apagamos el fuego y colocamos la loncha de queso cheddar sobre la hamburguesa para que se vaya deshaciendo con el calor restante.

Mientras se cocina la hamburguesa asamos unos circulos de berenjena a la plancha.


Lista la hamburguesa y la berenjena, abrimos los panecillos y en la misma sartén que hemos cocinado la hamburguesa tostamos los panes por el lado de la miga.

Repartimos un par de cucharadas de salsa de curry en cada lado de la miga.

Colocamos en el pan de la base un par de rodajas de berenjena, una capa de lechugas variadas y una rodaja de tomate fresco. Sobre ella la hamburguesa con el queso semifundido. Cerramos con pan tostado e impregnado generosamente de salsa curry.



Servimos de inmediato acompañada de una cerveza fresquita o como no una coca-cola, y por supuesto un cuenco con mas salsa curry, que es un vicio.

A disfrutar.

* Receta adaptada del libro:"Hamburguesas, Bocadillos y Bagels" de Varel Drouet y Pierre-Lous Viel

VIRGINIA

lunes, 14 de julio de 2014

SMOOTHIE DE HIGOS Y AVELLANAS CON JARABE DE ARCE


Me gusta aprovechar los productos de temporada, resultan mas economicos y de mas calidad. Y ahora es tiempo de higos, bueno de brevas, primer fruto de la higuera, los higos vendrá luego al final del verano, de ahí el dicho "de higos a brevas..." . Además hace calorcito, y ¿a quien no le apetece un buen smoothie fresquito y con textura?

Que no sabéis lo que es un smoothie. Un smoothie es básicamente un batido mas cremoso que los batidos habituales debido al empleo habitual de leche, yogurt o derivados y que además incorpora fruta en forma helada o hielo, además de jugos de frutas. Vamos lo que en castizo se viene llamando un batido cremoso y fresco.

Este que hoy os traigo es energético si, pero fresquito muy fresquito e ideal para comenzar bien el día, con un desayuno de auténticos señores, sobre todo los que le dais fuerte al deporte.


La mezcla del dulzor natural de los higos con el jarabe de arce es ideal y nada empalagosa, lo que complementado con el sabor recio de las avellanas perfectas, porque además de sabor le otorgan textura.

La receta sencilla, como la de casi todos los batidos, mezclar y accionar el pulsador de la batidora y listo.


INGREDIENTES:(Para 3 raciones)

- 50 gr. de avellanas tostadas trituradas hasta convertirlas en polvo.
- 3 yogures griegos bien fríos (300 gr. aprox)
- 2 cucharadas de zumo de naranja.
- 4 Cucharadas de Maple Syrup (Sirope de Arce).
- 8 higos frescos hermosos.
- 6 Avellanas tostadas y picadas gruesas.

PREPARACIÓN:

Trituramos las avellanas tostadas hasta convertirlas en polvo.

Añadimos al vaso de la Thx o de la batidora americana, las avellanas molidas, los yogures griegos, el zumo de naranja y el jarabe de arce. Accionamos velocidad 5 durante unos 30 segundos.


Lavamos bien los higos, porque los vamos a triturar con su piel. Los troceamos y los añadimos al vaso con el resto de ingredientes.


Trituramos velocidad 5-7 durante un minuto mas o menos. Levantamos la tapa, mezclamos de nuevo y accionamos otro minuto. Listo.

Si el yogurt estaba bien frío, podemos servirlo de inmediato, sino lo dejamos 1 horita en la nevera y servimos como parte de un desayuno completo, como postre, o como capricho, porque os aseguro que está absolutamente delicioso.


Decoramos con unas avellanas tostadas, picadas groseramente.

Consejos:

- Podéis sustituir el yogurt griego por yogurt normal, pero será menos cremoso. 

- También podemos sustituir el yogurt natural por yogurt de avellanas y así no tenemos que incorporar las avellanas en polvo. 

A disfrutar.

VIRGINIA.

miércoles, 9 de julio de 2014

SANDWICH DE HELADO DE AVELLANAS Y CHOCOLATE



¿Quién creéis que se va a resistir a darle un mordisco a estos sándwiches de helado de avellanas y chocolate? Yo os aseguro que no habrá peque ni mayor que se resista.

Y es que os cuento que me encanta el helado de avellanas, pero es que esta receta que hoy os traigo os puedo asegurar que es uno de los mejores helados que hasta el momento hemos publicado en "Sweet & Sour". Es cierto que no le van a la zaga el sorbete de cerezas, el helado de pistacho, el de helado de plátano asado con salsa de caramelo salado, o el helado de queso stilton, miel y nueces, entre otros muchos de los publicados, pero es que este está de saltar las lágrimas.

Es un helado sencillo, en el que el punto del licor de avellanas y una pasta de avellanas de calidad marcan la diferencia, tanto en sabor como en textura. El toque de miel y la correcta proporción de grasa hacen el resto para encontrarte un helado con un profundo sabor a avellanas y con una textura cremosa y la crujiente a la vez, que se deshace en la boca.


La presentación en versión sandwich, envolviendo unas galletas de mantequilla la crema de helado de avellanas y en la que en cada mordisco te llevas un poco de chocolate fundido helado, lo convierten en un bocado de los mas lujurioso, os lo aseguro.

Lo hemos preparado usando el Neutro de Dayelet para helados, que le aporta un punto cremoso extraordinario, pero como no me gusta que nadie se pueda quedar sin helado, os dejo también la formula tradicional.

Vamos con la receta:


INGREDIENTES: (Para 1 litro de helado y 12 sandwiches)

Formula con Dayalet:

- 500 ml de Nata 35 % m.g. muy fría

- 200 ml de Leche entera muy fría.
- 150 gr. de Pasta de avellana tostada.
- 50 gr. de avellanas tostadas y picadas.
- 1 cucharada de Fragelico o licor de avellanas.
- 120 gr. de Azúcar
- 30 gr. de miel Mil Flores Bee Honey
- 20 gr. de Dayelet Neutro Helados.

Formula tradicional:

- 200 ml de leche 
- 250 ml de nata para montar  (35% MG) 
- 120 azúcar
- 30 gr miel Mil Flores Bee Honey
- 150 g de pasta de avellanas.
- 50 gr. de avellanas tostadas y picadas.
- 1 Cucharadita de Maizena 
- 50 ml de leche 
- 3 yemas de huevo 
- 250 ml de nata para montar (35% MG), muy fría.

Para los sandwiches:

- 24 galletas de mantequilla.
- 120 gr. de chocolate negro para fundir.
- 15 gr. de mantequilla.

PREPARACIÓN:

Preparación con Dayelet:



En la Thx o en un bowl grande con un batidor de mano, mezclamos la leche, la nata, y la miel hasta que la miel se haya disuelto.

Añadimos el azúcar, las avellanas trituradas, Dayelet Neutro Helados y la pasta de avellanas, y volvemos a mezclar a velocidad 3-4 hasta obtener una crema homogénea.

Por último añadimos el licor de avellanas y terminamos de mezclar.

Si la preparación está bien fría se puede llevar directamente a la heladera y mantecar la crema durante 20-30 minutos, según las indicaciones del fabricante. De lo contrario conviene llevarla al frigo previamente. Listo.

Llevar a un recipiente hermético al congelador hasta el momento de consumir.




Como vamos a preparar sandwiches de helado, la mejor forma de congelar la crema es en forma de plancha del grosor que queramos dar a nuestro sandwich. En mi caso forré con film una bandeja apta par el congelador del tamaño que quise y vertí en ella la crema.

De esta forma, luego sólo tendréis que utilizar el cortador del tamaño de la galleta para obtener la forma adecuada.
   
Ojo tened en cuenta que con la utilización de los productos Dayelet, dada la consistencia que da al helado podemos mantenerlo en el congelador durante mas tiempo, sin miedo a que al sacarlo resulte duro y cristalizado y nos cueste cortarlo.

Preparación tradicional: 



Ponemos en un cazo mediano la leche con 250 ml de nata, el azúcar y la miel, hasta que comience a hervir.

En un bowl batimos ligeramente las yemas 

En un vaso, disolvemos la maizena en los 50 ml de leche y la añadimos a las yemas mezclando bien. 

Vertemos la leche y la nata hirviendo sobre esta mezcla, mientras que removemos sin cesar para que no se nos cuaje. 

Colamos la mezcla para retirar los restos de telita del huevo que hayan cuajado, y llevamos de nuevo a fuego medio, removiendo constantemente con una cuchara de madera, hasta que la crema espese ligeramente. Ya sabéis, estará lista cuando al pasar el dedo por la cuchara nos quede una marca.

Retiramos la crema del fuego, añadimos la pasta de avellanas, las avellanas molidas y el licor de avellanas. Mezclamos bien.

Ahora con la crema al frigo  para dejarla enfriar durante al menos 24 horas antes de llevarla a la heladera.

Al día siguiente montamos los 250 ml de nata restantes y mezclamos con movimientos envolventes con nuestra crema fría de avellanas.

Llevamos a la heladera y mantecamos durante unos 30 minutos. 

Listo, debemos conservar nuestro helado en el congelador en un recipiente hermético, y consumirlo cuanto antes para que no pierda cremosidad y no se nos endurezca en demasía, cristalice y nos cueste cortar los círculos de helado para los sandwiches. Aunque en este caso el uso de la miel y el licor ayudará a que el helado cristalice en menor medida.

Eso si, sacarlo 10 minutos antes de preparar los bocaditos del congelador, ya que de lo contrario estará muy duro y se nos romperán los círculos de helado.



Para el montaje de los sandwiches de helado, sacamos la plancha de helado del congelador, dejamos que pierda un poco de dureza y ayudados con un cortador de galletas vamos cortando círculos de helado que ponemos entre dos galletas. 

Cuando tengamos todos los sandwiches listos, introducimos en un tupper y llevamos al congelador durante unos 20-30 minutos. Este paso es fundamental porque al estar los bocaditos muy fríos no se derretirá el helado en contacto con el chocolate fundido.

Entre tanto fundimos el chocolate al baño maría con la mantequilla. Debemos obtener una crema lisa y homogénea.



Sacamos los bocaditos del congelador y vamos bañando uno a uno en el chocolate, solo hasta la mitad de la galleta.

Dejamos secar el chocolate sobre una rejilla, y una vez solidificado el chocolate, llevamos nuestros bocaditos de nuevo al congelador hasta el momento de consumir.

Un bocado absolutamente irresistible. 




Consejos:

1.- La pasta de avellanas, la podéis preparar en casa, triturando avellanas tostadas, hasta conseguir la textura deseada.Yo he utilizado en este caso una pasta de avellanas que consigo en establecimientos de productos biologicos con una calidad extraordinaria.

2.- Como veis en la preparación tradicional tenemos que montar la nata, lo que no es preciso en la versión con Dayelet. Al igual que con Dayelet al no tener que realizar la crema previa en caliente, podemos disponer de nuestro helado prácticamente de inmediato.

3.- Para los que no dispongáis de heladerapodéis también preparar el helado, pero en este caso una vez tengamos la crema final con la nata montada, llevad el helado al congelador media hora y sacarlo y batirlo para evitar la cristalización. Este proceso repetirlo al menos 3 o 4 veces, cada media hora.

4.- En la preparación de helados la utilización de azúcar invertido, glucosa o miel como en este caso (azúcar invertido natural) es muy importante ya que ayuda a evitar la cristalización de los líquidos, del mismo modo que el alcohol, en este caso el licor de avellanas. Es aconsejable sustituir un 20% del total de los azucares por azúcar invertido.

5.- Es fundamental llevar los sandwiches montados al congelador antes de impregnarlos con el chocolate fundido, para estén bien fríos y no se nos derrita el helado en contacto con el chocolate fundido.

6.- Se conservan bien en el congelador en un recipiente hermético y mejor aun si utilizamos en su elaboracion Dayelet Neutro, pues el helado no cristaliza del mismo modo.

A disfrutar.

VIRGINIA

lunes, 7 de julio de 2014

BOCATA AGRIDULCE DE SARDINAS Y BOLLOS DE PAN CASEROS, o cómo resolver una cena en unos minutos.


¿Quien ha dicho que una cena a base de unas latas en conserva no puede ser distinta y especial? Error¡¡¡¡

Para llevar la contraria a todos los que piensan así, os dejamos una receta sencilla y rápida para que triunféis con una cena especial. Si, si especial... Una receta fresquita que tiene el punto "Sweet & Sour" que tanto me gusta. Se trata de un bocata de sardinas agridulce, en el que todo lo que vais a tener que hacer es abrir unas latas de sardinas en aceite y sofreír cebolla, con piñones y pasas, las sardinas, limones confitados y un poco de miel harán el resto. ¿A que suena bien?

Como veis el punto "sour", se lo van a dar los limones confitados a la sal,  un condimento típico de la cocina marroquí y de algunas otras cocinas del Norte África, que consiste en conservar los limones con sal, aceite y especias, lo que le da un aroma embriagador, y resta el amargor típico de los limones. Estos limones que veis, son caseros 100%, preparados por una chica Argelina que vive en Bilbao, y que me llegaron gracias a una amiga blogera.


Y el punto "sweet" se lo añadimos con un par de cucharadas de miel, en este caso de Laurel de Bee Honey, proveniente de la costa pacifica de Guatemala.

¿Fácil?, no facilísimo y con un resultado fantástico.

Para los mas cocinillas os dejo la receta de unos bollos de pan casero con semillas de amapola, que sirve también como pan de hamburguesa. Es un pan blandito y la vez consistente para aguantar el relleno,  algo mas denso que el pan de hamburguesa que ya publicamos, pero además estos con mas sabor a pan, sin el punto ligeramente dulzón que suele llevar el pan de hamburguesa, ya que no incorporan ni azúcar ni leche. No lleva tampoco masa madre y eso si, está enriquecido con un poco de mantequilla.

Una receta de panes de hamburguesa muy rápida, porque si preparáis la masa el día anterior a la noche, la dejáis levar toda la noche en frío, y a la mañana siguiente tan solo tenéis que darles forma, y con un levado de unos 45-60 minutos, y unos 20 de horno los tendréis listos, y no habrá quien se resista a estos bocatas.

Vamos con la receta, que además de como cena, os puede servir como bocata playero, y con ello ser la envidia de la playa a la hora del almuerzo.


INGREDIENTES:

Para los bollos de Pan: (6 bollos de 140 gr. aprox)

- 500 gr. de harina panificable "El Amasadero".
- 6 gr. de levadura fresca o 2 gr. de levadura seca.
- 10 gr. de sal.
- 300 ml de agua tibia.
- 35 gr. de mantequilla ablandada.

Para decorar: semillas de sésamo, semillas de amapola, pipas de calabaza.

Para el relleno de sardinas agridulce:

- 1/2 limón confitado a la sal.
- 1 Manojo de perejil picado.
- 1 cebolla grande roja.
- 5 cucharadas de aceite.
- 70 gr. de piñones.
- 70 gr. de pasas.
- 12 sardinas en aceite grandes.
- Sal y Pimienta recién molida.
- 2 Cucharadas de Miel de Laurel "Bee Honey"
- Rúcula.

PREPARACIÓN:

Comenzamos preparando los bollos de Pan:


En un bolw grande, en mi caso de la KA, mezclamos la harina tamizada con la levadura fresca frotándola entre las manos. Añadimos la sal y mezclamos unos segundos a velocidad 1.

Con el motor en marcha y con la pala vamos añadiendo el agua poco a poco. Subimos la velocidad a 2 y mezclamos hasta obtener una masa.

Continuamos con el motor en marcha y vamos añadiendo la mantequilla poco a poco, a pequeños trocitos. Continuamos mezclando hasta que la masa haya absorbido toda la mantequilla.

Cambiamos por el gancho amasador y amasamos uno 15 minutos. Si vemos que después de esos 15 minutos la masa sigue sin pasar la prueba de la membrana, pues al incorporar la mantequilla le costará mas desarrollar el gluten, la dejamos reposar 10 minutos y le damos un amasado corto de 2 minutos. A mi me fue preciso repetir este proceso un par de veces mas.

Todo este proceso lo podemos realizar a mano sin mayores problemas, ya que se trata de una masa gustosa de trabajar.

Damos forma de bola a nuestra masa y la llevamos toda la noche al frigo, en un bowl ligeramente aceitado y cubierto.

Al día siguiente, sacamos 20 minutos antes la masa para que se atempere. Hacemos 6 porciones de unos 140 gr. Les damos forma de bola y las aplanamos ligeramente con la mano, pues de lo contrario crecerán mucho.


Dejamos levar a temperatura ambiente cubiertas, durante unos 45-60 minutos.

Entre tanto precalentamos el horno 210ºC, calor arriba y abajo.

Cuando falten 10-15 minutos para que finalice el levado, introducimos en la parte baja del horno un recipiente refractario con agua caliente.

Pintamos los panes con agua si los queremos blanquitos y con yema de huevo con leche si los queremos dorados. Yo los quería blanquitos así que los pinté solo con agua.

Cubrimos con las semillas que mas nos gusten.

Llevamos al horno durante unos 18-20 minutos. Transcurridos los primeros 10 minutos sacamos el recipiente con agua del horno.

Cuando los bollitos estén horneados, sacamos y dejamos enfriar totalmente sobre una rejilla.

Vamos ahora con el relleno de sardinas agridulce:


Ponemos una sartén con el aceite y pochamos la cebolla roja que habremos picado en daditos muy pequeños durante unos 8 minutos a fuego medio-bajo.


Subimos el fuego y añadimos los piñones, dejamos que se tuesten durante unos 4 minutos.


Entre tanto abrimos los limones confitados y extraemos su pulpa, que picaremos en daditos pequeños. Mezclamos con las pasas.



Bajamos de nuevo el fuego a medio-bajo y añadimos los limones confitados y las pasas a la sartén.


Chafamos las sardinas con un tenedor y las añadimos también. Mezclamos bien todo.



Añadimos las dos cucharadas de miel y volvemos a mezclar.

Rehogamos todo el conjunto de nuevo unos minutos.

Retiramos del fuego y añadimos el perejil picado y reservamos en un bowl. 

Vamos con el montaje del bocadillo:


Listo nuestro relleno, abrimos el pan por la mitad, y lo tostamos en la sartén que hemos preparado el relleno durante unos minutos a fuego alto por el lado de la miga. De esta forma nos quedará mas crujiente y jugosito, porque además absorberá parte de los sabores que quedan en la sartén.



Ponemos una capa con hojas de rúcula picada. Os aconsejo no sustituir la rúcula por otra hoja verde, a menos que no os guste. El puntito fuerte de la rúcula es ideal para acompañar este relleno agridulce.

Depositamos unas cucharadas de relleno y cubrimos.




Listo para disfrutar de una cena especial y rápida, con una cervecita bien fría, que ahora el calor aprieta.

A disfrutar.

* Receta adaptada del libro:"Hamburguesas, Bocadillos y Bagels" de Varel Drouet y Pierre-Lous Viel

VIRGINIA

miércoles, 2 de julio de 2014

POLOS DE ARROZ CON LECHE "SIN ARROZ". "No sabes que es hambre hasta que pasas hambre"


¿Habéis probado en alguna ocasión los polos de arroz con leche sin arroz? Yo no los probé hasta que los preparé este fin de semana, y tengo que decir que están bien ricos y resultan muy refrescantes para esas tardes de calor. La ausencia del arroz, como elemento principal casi no se nota al tratarse de una preparación congelada, y la canela, la piel de limón y el azúcar hacen el resto.

Pero ¿y cuando esto ocurre no en unos simples polos, sino en los hogares de nuestros vecinos, familiares y amigos? Cuando el arroz, la carne, la leche, la fruta y verdura fresca, los elementos mas indispensables en la dieta básica diaria desaparecen de las neveras y despensas de los hogares. Eso si es un problema. La carencia de los mínimos alimentos indispensables para la subsistencia, es un verdadero problema ante el que no podemos quedarnos impasibles.

Y no hablamos del hambre en el mundo en sentido abstracto, o del hambre en países de los denominados subdesarrollados que por supuesto existe y es un problema de dimensiones inimaginables pero que parece que nos quedara muy lejos. Hablamos del hambre aquí, en nuestro País, en nuestras escuelas, en los hogares de nuestros amigos, vecinos y familiares, porque por desgracia, esa epidemia ha llegado y la tenemos hoy día bien presente en este país que denominamos "desarrollado". No tenemos que mirar muy lejos para darnos cuenta que el hambre esta presente entre los nuestros.

Es cierto que existen ayudas sociales, cada vez mas mermadas, que los bancos de alimentos y la solidaridad son el pilar de estas familias que no tienen acceso diario a la alimentación básica, pero también es cierto que en esta época del año los bancos de alimentos se vacían y es preciso llenarlos para poder mantener la demanda continua de alimentos desde las familias mas desfavorecidas. 


Por eso desde "Sweet & Sour" queremos aportar nuestro granito de arena y colaborar con el proyecto solidario de Recogida de Alimentos que presenta Cruz Roja "No sabes que es le hambre hasta que pasas hambre"

Se trata de un proyecto que pretende acabar con el hambre que afecta a las más de 3 millones de personas en nuestro país que no tienen acceso diario a la alimentación básica. Todo lo recaudado se destinará íntegramente a Cruz Roja que lo distribuirá entre familias en riesgo de exclusión social. Por favor no dejéis de ver el vídeo explicativo de la campaña.

"Sweet & Sour" colabora con la elaboración de esta receta y un donativo por importe de 29,55.- €, el valor del carrito nº3 que aparece aquí. Compuesto por 6 litros de aceite, 2 latas de conservas, 7 kilos de legumbres y 3 kg de patatas.

Vosotros también podéis hacerlo, uniros a nosotros, a Cruz Roja y a todos los voluntarios que trabajan en esta campaña con un donativo por el importe del valor del ingrediente que falta en esta receta, por valor de poco mas de 1 euro, pero si queréis colaborar en mayor medida, podéis hacer vuestro propio carrito o hacer donativos vía sms enviando HAMBRE al 28029. Cualquier aportación por pequeña que sea será bienvenida.

Ahora os dejo con la receta, pero no olvidéis que es vuestro turno y a esta receta le falta un ingrediente, ¿vaís a dejar de añadirlo?. 


INGREDIENTES:

- 1 litro de Leche entera.
- 4 Palitos de canela.
- 4 cucharadas de azúcar.
- La piel de medio limón.

PREPARACIÓN:

Ponemos la leche con los palitos de canela, las pieles de limón y el azúcar en una cazuela mediana al fuego medio.

Revolvemos continuamente para que el azúcar se disuelva y no se pegue al fondo del cazo.

Cuando rompa el hervor, retiramos del fuego y cubrimos . Dejamos infusionar y atemperar durante 30 minutos.

Retiramos los palitos de canela y las pieles de limón. Llevamos a los moldes, si os apetece como yo, introducís en alguno un pequeño palito de canela que le dará aun mas aroma. De allí al congelador.

Dejamos congelar al menos 6 horas. Listos para disfrutar. Recuerdan mucho a los helados de leche merengada. Seguro que aun cuando no tengan arroz os gustarán.


Gracias a todos por vuestra colaboración, gracias por dedicar unos minutos de vuestro tiempo en prestar atención a este post, porque el trabajo que desde "Sweet & Sour" hacemos a diario compartiendo con vosotros recetas, ideas, nuevos ingredientes, bonitas fotografías, carecería de sentido si ante un hecho como este mirásemos hacia otro lado y lo dejásemos pasar de largo.

VIRGINIA

lunes, 30 de junio de 2014

MAGRET DE PATO CON CEREZAS GLASEADAS CON VINO Y MIEL. Como preparar el Magret.


Llevaba tiempo queriendo publicar una receta en la que os explicase como preparar el Magret de Pato a la plancha tal y como lo preparan desde siempre en Las Landas (Aquitania-Francia). Una receta que aunque pueda parecer sencilla, tiene su aquel. Así que no he encontrado mejor manera de acercároslo que con la preparación de un magret de pato con unas Picotas del Jerte que me llegaron el otro día, preparadas con un glaseado de vino y miel. Un plato perfecto en cuanto a la mezcla de sabores y texturas.



El Magret de Pato de pato no es sino el filete de pechuga de pato o ganso cebado, con lo que se presenta cubierto de una capa gruesa de grasa bajo la piel. Habitualmente el magret se aconseja prepararlo durante pocos minutos a fuego alto. Nada mas lejos de la forma en que se cocina en Las landas, tierra de este producto por excelencia.

El Magret después de hacerle unos cortes en diagonal sobre la capa de grasa para que el calor penetre, se coloca sobre la plancha caliente sobre el lado de la piel, pero a temperatura media durante unos 15 minutos. ¿Qué permite esta forma de cocción? Pues que mientras la grasa se va deshaciendo, el calor penetre en el corazón de la carne y esta se vaya asando. Listo de esta forma el Magret, apagamos el fuego, le damos la vuelta por el lado magro y lo dejamos tapado durante 5 minutos. De esta forma el magret con el calor residual terminará de cocinarse por el lado de la carne, a la vez que le daremos tiempo a los jugos a que se asienten en su interior y de forma que al cortarlo no perderemos esos jugos.




Yo que soy de carne roja sangrante, y huyo de la carne cocinada al punto y mucho mas pasada, os puedo asegurar que este magret cocinado de esta forma resulta terriblemente jugoso y tierno, aunque por el color pudiera parecer lo contrario. Al mismo tiempo, habremos conseguido hacer desaparecer casi en su totalidad esa capa de grasa, dejando tan solo una capita crujiente y dorada, de forma que nuestro magret resultará mucho menos pesado y calórico.



Las Picotas, que como sabéis es un tipo de cereza especial, mas tardía y sabrosa, que solo se da en Extremadura, en el Valle del Jerte y que cuentan con denominación de origen protegida, tan solo las hemos glaseado con vino tinto y una miel de Miel Flores Bee Honey, de las zonas de México y Guatemala, que resulta suave e ideal para combinar con el punto de dulzor especial de la picota y la intensidad del sabor de la carne de Pato.



Vamos con la receta que es sencilla, con un resultado delicioso e ideal para esta época en que la picota está en su mejor momento:



INGREDIENTES: (Para 2 personas)


- 1 Magret de Pato de calidad.
- Sal gruesa.

Para las cerezas Glaseadas con Vino y Miel:

- 300 gr. de Picotas del Jerte
- 20 gr. de mantequilla.
- 4 cucharadas de Miel Mil Flores Bee Honey
- De 1/2 a 3/4 de vaso de vino tinto de calidad.

PREPARACIÓN:


Comenzamos preparando las Picotas del Jerte Glaseadas:




Para ellos las retiramos el hueso ayudados del aparato deshuesador de cerezas. Reservamos.

En un cazo mediano a fuego medio alto, colocamos la mantequilla dejando que se convierta casi en mantequilla avellana y comience a desprender aromas a fruto seco.


Añadimos las cerezas y las salteamos ligeramente para que queden bien empapadas de la mantequilla y comiencen a caramelizar sus propios azucares.


Añadimos entonces la miel y durante unos 3-4 minutos dejamos que empape todas las cerezas y los azucares continúen caramelizándose. 


Añadimos el vino, dejamos que evapore el alcohol y bajamos el fuego a medio. Dejamos cocinar unos 10 minutos para que las cerezas conserven la forma y el color pero queden tiernas. Es posible que debamos retirar el cazo del fuego unos minutos y cubrirlo para que terminen de hacerse con el calor residual.


Cuando estén hechas, retiramos las picotas del cazo y reservamos al calor. Reducimos la glasa y rectificamos el punto de vino y miel al gusto.


Vamos con el Magret de Pato asado:




Ponemos una sartén a fuego medio, en mi caso el fuego tiene 6 niveles, pues yo lo situo en el 3-4 aproximadamente. La sartén que he utilizado es una Sartén de Hierro Mineral de Buyer, ideal para la fritura de patatas, huevos, y fantástica  para este tipo de asados, en el que le concede ese sabor de siempre. 

Le hacemos unos cortes en diagonal al Magret por el lado de la grasa. Ojo que no llegue a la carne.  Estos cortes permitirán que el calor penetre y cocine la carne, y que a la vez la grasa se derrita mas fácilmente, además de darle una bonita presentación, una vez esté cocinado.

Sobre la sartén caliente, depositamos el Magret por el lado de la piel y con la zona magra hacia arriba. 



Dejamos cocinar a fuego medio durante unos 15 minutos. Durante ese tiempo vamos retirando la grasa que vaya soltando el Magret. Ojo que esa grasa no se tira, la reservamos para freír por ejemplo unas buenas patatas fritas, a las que esta grasa les da un punto extraordinario.

El último minuto subimos el fuego un punto y dejamos que la grasa se tueste un pelín mas. Durante todo este tiempo la grasa en contacto con la sartén habrá ido tostándose poco a poco, y el último empujón la dejará bien doradita y crujiente.



Retiramos del fuego, damos la vuelta por el lado de la carne y cubrimos durante unos 5 minutos.

El Magret quedará tostado y prácticamente sin grasa por la zona de la piel, pero en su justo punto de cocinado de carne. Los que lo queráis mas pasado dejadlo hasta 5 minutos mas de tiempo por el lado de la grasa y un par de minutos mas cubierto fuera del fuego.




Una vez reposado, cortamos en rodajas gruesas, salamos con sal gruesa y si queremos un pelín de pimienta, y servimos cubierto por las picotas glaseadas y su salsa. No precisa de nada mas.

Un manjar para quienes como yo disfrutamos de la carne y los sabores intensos.

A disfrutar.

* Sartén de Hierro Mineral de Buyer de "Claudia y Julia"

VIRGINIA.

viernes, 27 de junio de 2014

POLOS DE PLÁTANO HELADO Y CHOCOLATE


Que vuestros hijos no comen fruta¡¡¡¡ No hay problema, hoy desde Sweet & Sour os traemos un pequeño truco, no ya para que coman fruta, sino para que la devoren y no paren de pediros que les preparéis estos polos de plátano helado y chocolate, que además podréis cubrir de frutos secos, coco rallado, confeti o lo que se os ocurra que se lo haga mas especial.

Los amigos de vuestros vástagos se os apuntarán la carro ya veréis. Y es que además de sencillos los podéis tener en el congelador preparados con cierta antelación y serán la perfecta merienda tras esas tardes agotadoras de playa y piscina. Mucho mas sanos que cualquier helado del kiosko, donde va parar.



Vamos con la receta que como os digo es sencilla a mas no poder y con la que participo además en el Hemc #62 dedicado al Plátano y que este mes organiza mi amiga Cris del blog "LeBontVivant"




¿Verdad que lo ha puesto fácil? Poned a trabajar vuestras neuronas gastronómicas que aun estáis a tiempo de participar, tenéis hasta el 31 de Julio.


INGREDIENTES:

- 2 Plátanos maduros pero firmes.
- 150 gr. de chocolate de cobertura (semi amargo, con leche o blanco).
- 1 cucharada de aceite de girasol.
- Frutos secos picados gruesos, coco rallado, confetti...
- 4 Paletas de madera para helados o 4 palitos de cake pops.

PREPARACIÓN:

1.- Pelamos los plátanos, quitamos las puntitas y los cortamos a lo largo en dos trozos de tamaño similar. Ensartamos cada trozo con una paleta de madera para helados, de forma que nos quede una especie de polo de plátano.




2.- Forramos con papel de aluminio o papel de horno una bandeja apta para congelar, depositamos los plátanos en su interior y los llevamos al congelador durante 15 minutos

3.- Colocamos las distintas coberturas en distintos platitos de postre o cuencos. Reservamos.


4.- Derretimos el chocolate al baño maría junto con la cucharadas de aceite hasta que obtener una crema homogénea. Retiramos del fuego y llevamos a un vaso estrecho y mas bien alto, aunque no demasiado, lo justo para que quepa el plátano.


5.- Sacamos los plátanos del congelador y los vamos bañando de uno en uno en el chocolate derretido, dejando escurrir el exceso de chocolate. Veréis que solidifican enseguida debido a la baja temperatura del plátano.



  6.- Si nos apetece, cubrimos con las distintas coberturas que hayamos elegido.


7.- Dejamos enfriar sobre el papel de aluminio o pinchados los polos sobre un corcho blanco.



7.- Una vez el chocolate esté totalmente solidificado, llevamos a un contenedor hermético apto para el congelador y cubierto con papel de aluminio o de horno. Congelamos por espacio de al menos 15 minutos mas.

Listos para disfrutar como enanos¡¡¡


Consejos:

- Estos polos pueden guardarse hasta una semana en el congelador, pero a la hora de disfrutarlos deberéis sacarlos 15 minutos antes y llevarlos durante ese tiempo a la nevera, para que no resulten demasiado duros y el plátano obtenga la textura ideal.

A disfrutar.

VIRGINIA
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...